Dicen que lo que no nos cuesta esfuerzo carece de valor para nosotros. Valoramos mucho más resolver aquél problema que tantos dolores de cabeza nos ha traído, acabar aquella maqueta tan complicada o finalizar una media maratón.

Hoy en día, para desgracia de muchos, cuesta muy poco descargarse una película, un programa o un libro, y por ello no valoramos todo lo que hay detrás. Y seguro que TODOS lo hemos hecho alguna vez. El que diga que no, seguro que también dice que nunca ha pagado en negro alguna cosa… debe ser un político.

Cualquier persona que trabaje con un ordenador usa software. El software es la base de un ordenador. Sin él no funciona. Simplemente es un amasijo de chatarra. El software va desde el Sistema operativo, “el Windows”, pasando por el programa ofimático (Word, Excel, Open Office), el de diseño (Autocad, Solidworks), el de gestión (Contaplus, Navision…)

Pues todo ese software no ha nacido de la nada. Para poder crear y mantener todos esos programas han tenido que trabajar durante mucho tiempo, muchas personas. Tiempo y gente que seguro que usa tu empresa para fabricar ese tornillo, para preparar ese informe o para vender ese mueble a tus clientes.

¿Imaginas que alguien pudiera hacer tu trabajo con 3 clicks?

Poco a poco tenemos que concienciarnos que por el software hay que pagar. Actualmente, y cada vez más, los fabricantes ofrecen modalidades de suscripción y pago por uso que nos permite pagar únicamente por aquellos programas que realmente usemos, y sólo durante el tiempo que vayamos a usarlo.

Y para llegar a ese objetivo existe desde hace muchos años la BSA. (www.bsa.org)

La BSA es la policía del software. Entre otras funciones, la principal es la de luchar contra la piratería. En España el índice de piratería va más allá del 50%. Es-cán-da-lo, es un escándalo.

La BSA tiene alianzas con los principales fabricantes (Microsoft, Adobe, Autodesk…) y lanzan campañas para auditar a las empresas, informarles sobre los problemas de no usar software legal y original, y para ayudarles en su regularización.

Además, y cada vez más, los gobiernos van de la mano de la BSA ya que es una fuente de ingresos muy importante que se está perdiendo.

Así que ya sabes, si no quieres que nadie fabrique tus tornillos con 3 clicks, no hagas lo mismo con el software.

¿Deseas saber más de las ventajas de nuestra Solución Cloud?

Resolver mis dudas