Cada día es la misma conversación…

“¿Me subo al Cloud, o mejor me quedo en casa?”

Y nos los preguntamos como si estuviéramos decidiendo si vamos o no al cine, si compras leche entera o desnatada.

Pero es que la pregunta no es todo o nada, la pregunta debería ser:

“¿Qué me llevo al cloud?”

Porque está claro que en el cloud empresarial acabaremos todos, de una forma u otra, pero hay servicios que ya no se entienden “en local”.

Pero por favor, si eres de los que no crees en el cloud no sigas leyendo, no te voy a convencer, tienes razón, en local está todo más seguro, lo tienes más controlado….¿a qué sí?

Para el resto, hoy en día contamos con miles de servicios en formato cloud que nos permiten desde tener un sistema de correo profesional, a tener un sistema de facturación, una aplicación para controlar nuestras tareas diarias, o nuestro escritorio de trabajo de Windows. Y todo adaptado a nuestra medida.

¿Necesitas información sobre cómo tener tu ERP en la nube? Encuéntrala en ¿Buscas un ERP en Cloud? ¡Sube tu ERP al cloud!

Y gracias a esta diversidad ya no tenemos que tener el dilema de si nos vamos o no. Ir hay que ir, pero podemos hacerlo de forma escalonada. Además subirse al cloud empresarial “engancha” y una vez que subas el correo, querrás más, y poco a poco, sin darte cuenta, cada necesidad que tengas te la (re)plantearás en formato cloud.

¿Te interesa tener tu correo en la nube? Lee las ventajas de tener tu correo ¡sincronizado!

Y llegará un día en que ya no pensarás si esa nueva necesidad la montas en cloud o no, ya sobreentenderás que va en cloud, y hablaremos con nostalgia de nuestros servidores en la oficina, con sus copias de seguridad, sus SAIs, su espacio…….aaaayyyy

¿Deseas saber más de las ventajas de nuestra Solución Cloud?

Resolver mis dudas